Iglesia y Pórtico de Santa María de los Reyes

Está situada al norte de la Villa. Comenzada su construcción en el s. XII, no se finaliza hasta principios del s. XVI por lo que la mezcla de estilos es manifiesta en todos sus rincones. El retablo mayor data del s. XVII, siendo una de las mejores obras de Juan de Bascardo. La verdadera joya del templo es su portada gótica, realizada en piedra, de finales del s. XIV, con una perfecta conservación de su policromía que data del s. XVII. Luce en sus jambas las figuras de los doce apóstoles con una espléndida escultura de Santa María de los Reyes en el parteluz. El tímpano se llena de imágenes de la vida de la Virgen y las arquivoltas se decoran con motivos vegetales e imaginaría. El cierre del pórtico en el s. XVI ha preservado esta magnífica obra.